Principal
¿SaaradarshinaH?
Mis ideas
¿Ayuda?
Mi Poesia
e-mail

 

¿SaaradarshinaH?

¿Quién es SaaradarshinaH?

Es la respuesta a una pregunta que durante muchos años ocupó mi mente impidiéndome progresar en lo que me propuse en distintas oportunidades.

En realidad, esa pregunta ¿quién soy?, fue el motor que me impulsó a develar el misterio oculto tras lo que el entorno hizo de mí cuando en mi frágil e inocente infancia debí pasar por incoherentes pruebas a las que me sometieron mis padres, las maestras, la TV, los sabelotodo de turno y la pesada herencia cultural que recibimos sin saber por qué. ¿Te suena conocido?

Habiéndome constituido en un ser funcional al medio si ser conciente de ello comprendí que era nadie porque no me conocía. En lugar de ser llegué a conformar a un tipo determinado que, ubicado en algún lugar estratégico (o no) de la sociedad, debía obtener el pedazo correspondiente como premio a mi esfuerzo.

La verdad es que nunca entendí nada de eso y por ello me fue mal en la facultad o en los trabajos que encaré. ¿Cómo puede uno obtener un buen resultado haciendo algo de lo que no está convencido o, peor aún, conciente de la finalidad?

La resultante de esa forma de vida a la que veo está sometida la mayoría de los habitantes de los centros poblacionales es la tensión permanente, el stress, la angustia, la depresión y, fundamentalmente, una profunda tristeza sin explicación aparente: el inevitable camino a la enfermedad.

Yo pasé por eso y lo compartí con cada persona con la que tuve oportunidad de conversar. Descubrí que todos tenemos el mismo problema y que nadie lo encara de verdad. Podemos dejar que nos distraigan detrás de cualquier cosa pero no tenemos la fuerza de voluntad para concentrarnos en lo verdaderamente importante: La salud psíquica y física y el bienestar que esta nos produce.

Cansado de ello me planteé la posibilidad de cambiar y de hacerle frente a todas las construcciones que había realizado con lo años para sobrevivir en el medio hostil que propone la sociedad en una ciudad como Buenos Aires (sé que pasa más o menos lo mismo en otras ciudades).

A los 30 años me sentí suficientemente fuerte como para liberarme de las máscaras y afrontar la realidad que en principio aparece dura pero que al final es hermosamente simple.

Me atrevía hacer lo que todos decían que no hiciera. Dejé de hacerle caso a los que se aprovechan todo el tiempo de mis potencialidades como de las tuyas. Me relajé. Por una vez dejé de hacer y hacer. Pude verme con sinceridad e hice oídos sordos a los miedos, la culpa y los remordimientos con herramientas simples y fáciles de encontrar... Ese día nació SaaradarshinaH para convertirse en el símbolo que guía mi búsqueda. Encontrar lo esencial en cada hecho y acto de la vida para permanecer allí, cerca de la felicidad.

Pablo Rego