Atrás Arriba Siguiente

 

Verde el alma  

 

Arriba el gris más oscuro.

Motas de densa nube,

como el humo,

bajan desde el infierno.

 

Todo vuela.

 

Los pies descalzos

apenas rozan la ola.

Esa ola ahora es otra.

 

El agua parece barro, parece asfalto.

El color del plomo enturbia el reflejo.

 

Todo vuela.

 

Indefensamente desnudo,

cubierto sólo de alma,

el hombre transcurre en la tormenta.

Sufre, lucha, teme.

 

Ha aprendido a montar

a la verde criatura que, enfurecida,

se mueve con violencia.

 

Zigzaguea,

de lo claro a lo oscuro,

desde el cielo al infierno.

 

Sabiduría del destino.

 

Él ha aprendido a volar,

se levanta sobre el agua

y volviéndose verde el alma

reencarna en la tormenta.

 

Ha perdido el horizonte

y el mar desaparece,

no hay cielo ni infierno,

sólo un hombre y su destino

flotando en la vacuidad.

 

SaaradarshinaH

Pablo Rego - ©2002