Atrás Arriba Siguiente

 

Vórtice

 

El ruido del viento.

Trastorno constante

que perfora tímpanos

y arroya los sentidos.

 

El sonido del silencio.

Un claro en la oscuridad

es el sagrado sitio.

Camino del buscador.

 

Centrífugas paredes.

Cargadas de indignidad,

competencias egoístas

no acercan la claridad.

 

Afuera, la noche eterna.

Adentro, la luz vital.

El fuego calma su llama

 atrayendo la verdad.

 

Un paso más.

Aprender a despegarse,

a salirse del encanto,

a dejar el remolino.

 

Reconocer las paredes.

No dejarán de girar,

cambiarán sus apariencias

 y quizá te arrastrarán.

 

Permanecer en el vórtice.

Acompañar el remolino,

Reconocer y buscar

un claro en la oscuridad.

 

Oír la música del alma.

Encontrar la vacuidad,

desde allí lo verás todo

nada lo hará cambiar.

 

Más allá de las tormentas.

Hazte uno en el amor,

estaciónate en tu vórtice

y acompaña el huracán.