Atrás Arriba Siguiente

 

Dedicado a mi bebé, Indira

 

El primer aliento

 

Del germen del hombre

al máximo grito.

Las lunas testigo

arrullan los días primeros.

 

De la imagen del pez

al retrato del mono.

Imaginarios sonidos

ocupan cestas de amor.

 

Lo eterno y lo nuevo

son la misma cosa,

especie y recreación

permanecen en el tiempo.

 

Contra lo humano,

la vida nueva.

Hacia el futuro,

el alma pura.

 

La explosión vital

invade cuerpos y mentes,

los espacios grises

se iluminan de poder.

 

La primera imagen,

el primer olor,

un pequeño cuerpo

contiene el gran don.

 

Un nuevo comienzo

virgen de saber,

abre la esperanza

de un pleno existir.

 

Ser humano,

especie animal,

vive en esta tierra

sin el bien y el mal.